12 datos sorprendentes sobre el embarazo

¿Sabías que el útero en las mujeres embarazadas es el músculo más grande del cuerpo? ¿Que el sabor del líquido amniótico cambia o que los bebés tienen callos por chuparse el dedo? Todo esto y mucho más lo explico a continuación.

1. El útero es el músculo más grande del cuerpo

Al menos en el cuerpo embarazado: al final del embarazo, el músculo en forma de pera se expande por toda la cavidad abdominal, alejando a los otros órganos. En principio, mide solo hasta nueve centímetros de alto y pesa entre 60 y 100 gramos. Justo antes del nacimiento, el útero mide como dos pelotas de fútbol y pesa diez veces más.

2. El líquido amniótico a veces sabe dulce, y otras amargo

El sabor del líquido amniótico depende de lo que come y bebe la mujer embarazada: después de comer muchas verduras y alimentos crudos, tiene un sabor amargo. Si se trata de un atracón de frutas y postres, tiene un toque dulce. La futura madre, según su elección de comida, influye en las preferencias que tendrá el bebe. Realmente no nos sorprende que los bebés prefieran beber líquido amniótico dulce, ¿verdad?

3. Sangre en abundancia: 50 por ciento más de lo habitual

Durante los 9 meses de embarazo, la cantidad de sangre del cuerpo aumenta en un 50 por ciento. Por lo tanto, el útero y la placenta tendrán una buena circulación sanguínea. 

4. Aumento de peso: en promedio 15 kilos

Mientras que una mujer aumenta “solo” 14 kilos, hay otras que aumentan unos 20 kilos. Cuánto aumenta cada mujer, depende de la alimentación y el metabolismo. ¿Cómo se aumentan esos kilos adicionales? El bebé pesa “solo” alrededor de 3,5 kilos, el útero 1,5 kilos y el líquido amniótico 1 kilo, la placenta 0,5 kilos y los pechos también unos 500 gramos. La cantidad de sangre que aumenta pesa unos 2 kilos. Luego, agrega aproximadamente 2 kilos de agua para compensar cualquier pérdida de sangre y aproximadamente la misma cantidad de grasa para la reserva. 

5. Todo cambia, desde los ojos hasta la punta de los dedos de los pies

Todo diferente, todo nuevo. Se secan los ojos, la barriga se vuelve más redonda y los pechos más gruesos. Cuanto más grande sea el abdomen, mayor será la probabilidad de que el ombligo salga hacia afuera. La retención de líquidos se acumula en los pies y muchas mujeres necesitan zapatos más grandes. 

6. La “máscara del embarazo”: un trastorno de pigmentación

Toda mujer embarazada lo sabe: en el transcurso de los nueve meses, los pezones se vuelven más oscuros. Desde el ombligo hasta el pubis, se crea una línea marrón típica, la “línea nigra”. En algunas mujeres, sin embargo, los cambios hormonales también pueden causar pigmentación en la cara: manchas irregulares, especialmente en la frente, sien, mejillas, mentón y la “máscara del embarazo”. Los trastornos de pigmentación desaparecen después del nacimiento y son inofensivos. 

7. Humano completo: después de solo 10 semanas de embarazo

Increíble pero cierto: ya en la décima semana de embarazo, cuando el bebé mide solo 2,5 centímetros, ya está completo con el corazón, el cerebro y las extremidades. Hasta la 12ª semana de embarazo, todos los órganos se han desarrollado. Curioso: desde la 8ª semana, el bebé se mueve, mucho antes de que su madre lo sienta por primera vez. 

8. La huella dactilar se desarrolla en el cuarto mes

Único desde el principio: el bebé tiene su propia huella dactilar única, que se forma en la punta de los dedos a partir del 4º mes de embarazo.

9. Más claridad: los bebés ven la luz y la oscuridad

Ya en la 13ª semana del embarazo, las pequeñas criaturas distinguen la luz muy brillante de la oscuridad, aunque los párpados permanezcan cerrados hasta la semana 26. Así que los bebés reaccionan muy temprano, por ejemplo, a la luz de una linterna si se enfoca a la barriga. 

10. El bebé escucha a partir de la 25ª semana

Hola, ¿puedes escucharme?” – “¡Por supuesto!”.A partir de la 25ª semana, pueden escuchar claramente las voces y los sonidos de su entorno. Unas semanas más tarde, incluso puede diferenciar las voces y reacciona a ruidos fuertes externos. 

11. Callos en las manos: de chuparse el dedo

Chuparse el dedo es como un ejercicio previo para chupar el pecho o el biberón. Con gran entusiasmo, en el segundo trimestre del embarazo, se dedican a este pasatiempo. Los científicos han contado con qué frecuencia: hasta 18 veces por hora se chupan el dedo gordo. No es de extrañar, que muchos de ellos tengan callos.

12. Los bebés como ayudantes del parto: girarse y ponerse boca abajo

Tan pequeño y tan perfectamente preparado para el momento del nacimiento: con un giro hábil, bajando la cabeza hacia el pecho, los bebés se giran para posicionarse en el canal de parto. Así es como ayudan en el 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.