Celos entre hermanos

Los celos entre hermanos son comunes en la familia y, generalmente, se trata de un comportamiento normal. El niño mayor, al principio, se siente feliz cuando la mamá va a tener otro bebé. Sin embargo, cuando éste ya ha nacido, y pasado un tiempo, la alegría a veces se convierte en rivalidad.

Los psicólogos comparan esta situación con la de una relación de adultos, en la que uno de ellos trae a un amigo a casa, le dice a su pareja que vivirá también con ellos y que todos se amarán.

El hermano mayor se da cuenta de que el bebé le quita mucho tiempo a la madre, tal como hacía con él. Esto puede llevar a veces a cambios en el comportamiento del niño. De repente, empieza a chuparse de nuevo el pulgar, o puede recaer en una ya superada “fase de terquedad”. Algunos niños, incluso se vuelven a hacer pipí por las noches. 

Prepara al primogénito para evitar los celos

Los padres deben decirle a su hijo, lo más pronto posible, que va a tener un hermanito. Hay libros ilustrados en los que el niño aprende como es la situación cuando el bebé ya está entre la familia. Una muñeca también puede ayudarlo a aprender cómo interactuar con los bebés.

Si la familia regresa a casa después de estar en el hospital durante el parto, lo ideal sería que el primogénito le traiga un “regalo de bienvenida” al hermanito. Cuando se trata de un juguete que ha elegido él, entonces el niño será más cuidadoso con el bebé.

Debe tenerse en cuenta al primogénito en todas las situaciones cotidianas. Si es el primero para todo, entonces sentirá que lo toman enserio y además tendrá la sensación de ser “el mayor”. Alentar al niño a ayudar con actividades domésticas sencillas, aumenta el sentido de la responsabilidad y lo hace sentir muy orgulloso. 

Cuando visiten al bebé, piensa también en su hermano

Con frecuencia, poco después de la llegada a casa del bebé, muchos amigos y familiares pasan a visitarlo. Aquí se recomienda no traer regalos solo para el bebé. Si el hermano mayor también recibe un regalo, incluso antes que el bebé, no habrá celos en ese momento.

El bebé necesita mucha atención de la madre, especialmente cuando es todavía muy pequeño. Durante el primer año de vida, todavía no logra ser un compañero de juegos para el hermano mayor. El niño, siente que ya no es el número uno de la casa, así que, a este hermano mayor hay que enseñarle que, en este momento, él es más grande y que puede hacer muchas más cosas que el bebé, que todavía necesita mucha ayuda. Los niños se ponen muy contentos al verse involucrados en el día a día y a ayudar en cosas, que generalmente hacen los niños “mayores”.

Celos entre hermanos. Normal y saludable

Las escenas de celos son normales en la relación entre hermanos, que suele ser la relación más larga en la vida de una persona. Los celos son considerados como un rasgo de desarrollo saludable en el proceso de crecimiento. A menudo, esta rivalidad continúa incluso en la edad adulta.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.