¡Mira! Puedo hacerlo solo

¿Dejar que el niño lo haga sin restricciones o “tomarlo de la mano”? Cuando se trata del tema de “hacerlo por sí mismo” solamente sirve una cosa: observar la situación y darle al niño la libertad que necesite. 

¿Cuándo se vuelven independientes?

Atarse la cremallera por sí mismo o ponerse las mallas son tareas muy fascinantes para los niños pequeños. Pero, ¿cuándo deben los niños ser independientes y hacer las cosas por si solos? En principio, es bastante habitual que los niños entre año y medio y cuatro, se vuelvan autosuficientes a un ritmo vertiginoso, y es lo que desean. A menudo, según la edad y el nivel de desarrollo, no logran hacerlo como les gustaría. La mayoría son curiosos y sedientos de conocimiento, pero si capacidad de atención es todavía limitada, la voluntad indomable y la realidad chocan duramente. Para los padres siempre es difícil decidir que conducta es apropiada para la edad del niño y cual no.  

Siempre que sea posible, hay que establecer compromisos, por ejemplo, levantarse un poco más temprano para darle al niño tiempo suficiente para vestirse y evitar que se estrese y deje de intentarlo. Los padres tienen que ayudarlo de acuerdo a su edad. 

Los sentimientos de los niños en este camino hacia la independencia son muy variados. Esto significa también soltarse de los padres y reflexionar sobre sus propias fortalezas. El reconocimiento y la sensación de éxito son necesarias para el desarrollo de la personalidad. Frases como “Tú puedes hacerlo”, le pueden ayudar. Los papas que se alegran del éxito de sus hijos, lo motivan todavía más. Si falla en algo, animarlo para que lo vuelva a intentar es de gran importancia. 

Los niños necesitan instrucciones claras

Pero la independencia tiene también sus límites: situaciones en el médico y recogerlos de la escuela, son tareas asumidas en gran medida por los padres – con rabietas o sin ellas. Aquí sí que hay un límite de tiempo, y lo mejor es explicarle al niño que le vas a ayudar un poco para ir más rápido y para que la próxima vez lo pueda hacer solo. Al principio, hay que guiarles y darles instrucciones claras. A menudo, debido a su nivel de desarrollo, los niños no están todavía en condiciones de evaluar el tiempo que necesitan para hacer las cosas. Ni siquiera cuando se lo explicas con todo detalle. 

Si dejas que vaya haciendo las cosas totalmente solo, se sentirá abrumado rápidamente. A menudo sentirá frustración e incapacidad. El hecho de que el niño es más feliz cuando se le deja decidir y actuar de forma independiente en muchas situaciones, es una idea equivocada de los padres. Todo depende de cada situación. Hoy en día, los padres agobian a sus hijos debido a su deseo de que sean completamente autónomos. 

Cuando el niño necesita ayuda, hay que dársela. Por ejemplo, si la pelota rodó debajo del sofá, podrías pasar un palo y mostrarle al niño como sacar la pelota nuevamente. Él lo hará la próxima vez y la sensación de haber logrado algo será visible. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.