Juegos para montar y construir: muy pedagógicos para niños grandes y pequeños

Los juegos de construcción hacen que los niños se diviertan a la vez que fomentan su desarrollo. Incluso los más pequeños, de solo un año, son capaces de juntar dos elementos. Con la edad, los pequeños constructores logran crear estructuras más sofisticadas. Los padres y educadores, con estos juegos tan versátiles, ayudan a la adquisición de habilidades muy importantes para el desarrollo. 

Ideales para el entrenamiento de la motricidad fina y la coordinación

Los juegos consisten en cubos, dados u otros cuerpos geométricos que las pequeñas manos pueden ya pueden conectar con un poco de práctica. Los niños entrenan así sus habilidades motoras. Ellos prueban y averiguan la mejor forma de agarrar las piezas. Usan ambas manos para juntar o mantener juntos los bloques de construcción. Los más pequeños aprenden a hacer presión con la mano para poder conectar las piezas. 

Estos juegos son una excelente preparación para pintar y otras actividades manuales. Es importante que los adultos ayuden a los pequeños en los primeros intentos de construcción, mostrándoles como encajan las piezas. 

Otros efectos positivos de los juegos de construcción

Los juegos de construcción de diferentes colores, ayudan a los niños a aprender su nombre. Por supuesto, con la ayuda de educadores o padres. Por ejemplo, los adultos pueden nombrar los colores de las piezas mientras se las dan al niño. Al niño también le divierte cuando se le dice que busque las piezas de un color determinado. 

Cuando tienen un poco de experiencia con este tipo de juegos, pueden construir casas, castillos y otros edificios. Incluso los coches, animales y muchas otras figuras, pueden construirse con estos elementos, dependiendo de las habilidades que tengan los niños. 

Con este tipo de juguetes, despliegan su imaginación y creatividad. Al mismo tiempo, desarrollan su sentido espacial, así como su capacidad para pensar de manera abstracta. A los niños de entre 3 y 6 años, les gusta usar estas piezas para construir pequeñas casas de muñecas, zoológicos e instalaciones similares. Estos juegos emulan pequeñas escenas de la vida cotidiana o el mundo de fantasía en forma de simples juegos de rol. Al hacerlo, pueden hacer que los edificios sean diferentes cada vez. También los ayudan a comprender y clasificar mejor sus experiencias, deseos e ideas.

Juegos de construcción para distintas edades

Normalmente, estos bloques de construcción son adecuados para niños de más de un año. A esta edad, sin embargo, todavía hay una gran tendencia a ponerse las cosas en la boca. Para descartar el riesgo de lesiones, solo las piezas grandes son adecuadas para los más pequeños. No deben tener adornos o detalles que se puedan desprender y tragarse. Además, los padres tienen que asegurarse que estén fabricados con materiales inofensivos. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.