Las 15 reglas de María Montessori para criar niños felices

María Montessori es una de las mujeres más increíbles, con una historia y carrera inigualable. Educadora, pedagoga, neuróloga infantil y científica italiana. Es conocida por su estilo educativo, que ha sido adoptado por muchas escuelas en todo el mundo. La base de su teoría es la libertad del niño. Montessori creía que a los niños hay que dejarlos libres para que exploren, descubran y entiendan el mundo que los rodea.

Es precisamente esta comprensión de la libertad en la que debe trabajar el educador: guiar al niño sin que apenas note nuestra presencia, preparado para intervenir cuando algo funciona mal y a la vez no ser un obstáculo para el pequeño explorador. El verdadero motor del aprendizaje del niño es la curiosidad, y es por eso que tiene que moverse sin restricciones. Los niños deben crecer en ambientes tan diversos y estimulantes como sea posible, acompañados de los papás o mamás, que desempeñan un papel muy importante en su desarrollo cognitivo y emocional.

Las 15 Reglas

A pesar de tener más de cien años, estas reglas son todavía actuales y adecuadas para la educación de los niños:

Edúcalos con ejemplos. Los niños aprenden principalmente a través de hechos. Las palabras vendrán después.

  1. Evita las críticas, especialmente en público. Se pueden convertir en adultos frustrados, que juzgarán mal a los demás.
  2. Felicítalos sinceramente por su comportamiento positivo, ya que esto les ayuda a entender el valor de las cosas.
  3. Trata de no ser hostil o enfadarte con ellos. Si tienen padres que constantemente están regañando, los niños tenderán a discutir.
  4. Nunca te rías de él, ya que esto destruye su autoestima más de lo que piensas.
  5. Ten confianza en sus habilidades, así fortalecerás su autoconfianza y autoestima.
  6. Nunca lo subestimes ni le digas que nunca alcanzará sus metas, de lo contrario, desarrollara sentimientos de culpa e inseguridades.
  7. Escúchalos y tómalos en serio. Así es como desarrollan la confianza en sus propias habilidades.
  8. Dales todo el amor y cuidado que eres capaz de dar. Si se sienten amados, encontrarán amor en todo el mundo.
  9. Nunca hables mal de ellos. Ni siquiera cuando no están presentes.
  10. Los padres tienen la obligación de prestar atención a sus competencias sociales y emocionales, así como la de sus hijos.
  11. No lo ignores, al contrario, responde siempre que intentan decirte o comunicarte algo.
  12. Todos cometemos errores, especialmente los niños. Ellos deben permitirse cometer errores y tener la conciencia tranquila
  13. Ayúdale a que pueda hacerlo él mismo. No resuelvas todos sus problemas, guíalo para que lo pueda hacer el mismo.
  14. Trátalos siempre con amor, de esta manera tendrán un desarrollo sano y positivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.