Curso de masaje para bebés

La mamá espera 40 semanas para la llegada del bebé. Cuando éste nace, entonces comienza una etapa muy emocionante y las nuevas mamás y papás, generalmente, quieren aprovecharlo. Esto también incluye pasar tanto tiempo como sea posible con el nuevo habitante de la tierra, y por supuesto, llenar este tiempo con momentos significativos. En este contexto, se incluye el masaje para bebés. Es un curso que está dirigido a los padres con sus bebés, a partir de la cuarta semana de vida y hasta el final de su segundo año, siendo los niños el foco de atención.

Conceptualmente, el masaje para bebés está destinado para todos los niños, independientemente de si tienen un desarrollo normal, son prematuros o tienen necesidades especiales. La única condición que se requiere, es que el ombligo esté curado, ya que los masajes abarcan también el área abdominal. 

Los niños son el foco de atención en los masajes. Estos son, por supuesto, supervisados por el cuidador, por así decirlo, el masajista personal. La persona que asista con el bebé, tiene que tener un buen vínculo con éste, ya que se respeta la privacidad del niño. Los padres, abuelos, hermanos, padrinos y amigos conocidos son los que suelen cuidar del bebé.

Objetivos y características del curso

El masaje para bebés se puede resumir en pocas palabras. No es obligatorio, sino una experiencia maravillosa para padres e hijos y no se encuentra ningún curso en el que el bebé sea, de forma tan intensa, el foco de atención. Además, el contacto da lugar a momentos muy personales e intensos. Por lo tanto, el objetivo es crear una relación de amor entre el bebé y la persona que lo masajea. No hay que olvidarse que el masaje para bebés también persigue otros objetivos:

– Contribución al desarrollo positivo del bebé.

– Fomento de la relajación de los pequeños para prevenir y eliminar la ansiedad

– Ayuda con la flatulencia a través de la activación de un sistema digestivo saludable. 

– Mejora del bienestar general del bebé, por ejemplo, mediante un efecto positivo en el sueño.

– Efecto positivo en la relación madre-hijo a través del tiempo intensivo juntos.

– Primer acercamiento de comunicación entre madre- hijo.

Intercambio con otras madres. 

En este punto, queda claro que el masaje para bebés persigue dos objetivos. Por un lado, este curso se centra claramente en el componente psicológico en el que se debe fomentar el apego, el bienestar y la relajación y se crean situaciones de intercambio. Por otro lado, es indiscutible que el masaje para bebés también puede tener un efecto físico positivo, por lo tanto, el bienestar del niño conduce a una mejor salud y puede influir en el área digestiva. Debido a esto, el masaje de bebés es indispensable.

Este curso es altamente recomendable, pero no tiene ningún reglamento. Como resultado, los diferentes proveedores del curso pueden diseñarlo de la forma que más les convenga. Estos cursos han despertado el interés y se realizan en grupos pequeños y cerrados, por lo que no es posible una incorporación después de haberse iniciado. Por lo tanto, no es fácil encontrar una oferta de curso de masaje para bebés y se recomienda registrarse cuanto antes. 

El masaje debe realizarse lo más pronto posible para que pueda tener mayor efecto. Aunque se recomienda hasta su segundo cumpleaños, la mayoría de los participantes son recién nacidos y en sus primeros meses de vida. Los cursos se suelen llevar a cabo semanalmente y tienen una duración de entre 45 y 90 minutos. Normalmente la duración de los cursos es de tres a cinco semanas. 

Estructura y contenido del curso

La ternura y el tacto son vitales para todas las personas. Para los bebés, que no pueden cuidarse solos, es esencial que los cuidadores cubran este aspecto físico y le den el contacto apropiado. Por supuesto, para esto no es obligatorio un masaje, sin embargo, no se puede negar que este curso no solo brinda a los niños experiencias esenciales, sino que también hace que los padres se diviertan mucho.

Dado que el curso de masaje no necesita un alto grado de supervisión, los profesores son relativamente libres en lo que respecta al diseño de cada sesión de capacitación. Hay, sin embargo, unas características generales uniformes:

– El masaje tiene lugar en una habitación cálida, con colchonetas o mantas cómodas en el suelo.

– Los bebés están desnudos o con un pañal.

– El masaje se realiza en el suelo y se evitan los cambiadores de pañales.

– Cada niño será masajeado en una base individual, como por ejemplo una toalla o manta. 

– Siempre se usa aceite de masaje, que tiene que ser adecuado para bebés.

La estructura del curso también debe seguir un patrón definido.

1- Saludo

Todos los cursos con bebés y niños pequeños deben comenzar y terminar de la misma forma. Primero se desviste a los niños cuando empiezan a llegar. El inicio oficial estará acompañado por una canción, que no debería cambiarse. 


2- Calentamiento

Para prepararse para el masaje, se tocará a los bebés justo después de la canción de bienvenida. Se acaricia suavemente a través de las manos, que tienen que estar calientes y usar aceite o crema. Hay que estar atento a las sensaciones o reacciones del bebé. De esta manera, los bebés se irán sintiendo bien y este momento puede acompañarse con música relajante. 

3- Masaje

Dado que el masaje para bebés no se trata solo de acariciar, sino también de masajear, después del calentamiento anterior llega la aplicación real de las técnicas de masaje.

Para esto, se enseñan métodos generales y saludables. Por lo general, los diferentes enfoques se muestran y practican brevemente antes de pasar a la siguiente técnica. 

4- Caricias

Cuando termina el tiempo del masaje, tiene que evitarse un final abrupto y se debe continuar acariciando al bebé para ir terminando poco a poco el contacto corporal.

5- Despedida

El final del masaje también será en forma de ritual y siempre el mismo. Se puede poner siempre la misma canción. 

Ventajas del curso

– Momento de relajación compartido entre el bebé y la madre (o persona de referencia).

– Fortalecimiento del vínculo positivo entre madre-hijo.

Intercambio con otras madres (padres …)

– Grupos pequeños con mucho espacio para la individualidad

– Mejora de las funciones del cuerpo del niño.

Caricias respetuosas preservando la privacidad del niño.

– Aprendizaje de diferentes técnicas de masaje con diferentes efectos.

– Fortalecimiento de la confianza mutua y la comprensión dentro del núcleo familiar.

– Adecuado para todos los niños, incluidos los bebés prematuros y con discapacidad. 

– Se puede usar como un ritual en la vida cotidiana. 

Desventajas del curso

– Curso muy emocional

Horarios fijos, sin tener en cuenta si el bebé está emocional o físicamente en condiciones adecuadas.

– Cursos de tres a cinco citas, por tanto, muy corto.

– No hay un curso de continuación a largo plazo.

– Hay diferentes cursos de masajes, y encontrar el correcto es generalmente difícil. 

Alternativas al curso de masaje

El masaje para bebés es una oferta de capacitación muy especial enfocada en el bienestar físico y emocional de los pequeños. Hay también otras alternativas interesantes, como son:

– Natación para bebés

– Yoga para bebés

– Shiatsu para bebés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.