Mensajes YO y Escucha activa

A través de los mensajes YO, se transmiten al niño pensamientos o sentimientos sobre su comportamiento. Como resultado, el niño aprende qué efecto desencadena su comportamiento en los demás sin que él mismo sea juzgado. Por lo tanto, el niño puede analizar su propia conducta y sus consecuencias y aplicarlo en su comportamiento futuro.

Los mensajes YO consisten en una parte de sentimiento y otra de hechos. En el proceso, los propios sentimientos se expresan en la forma YO para no acumular bloqueos indeseados en el niño. Como por ejemplo la siguiente situación: durante la navidad, el niño recibe algunas tarjetas navideñas y algún dinero entre ellas. El niño tira las tarjetas al suelo, y por lo tanto entristece a los abuelos. La abuela entonces le cuenta al niño lo que siente: “Cuando vi que tiraste nuestra tarjeta de felicitación me puse muy triste”.

Yo en lugar de Tú

En lugar del “TÚ”, que los niños generalmente perciben como un ataque directo o desvalorización, se puede utilizar el mensaje “YO”, ya que es una forma más suave y con mayor significado. Al niño se le deja claro de manera precisa y simple lo que uno quiere de él y qué sentimientos tiene la otra persona. En lugar de “¿Por qué vuelves a casa tan tarde?”, suena mejor “Estaba preocupada porque no sabía dónde estabas”, y no contiene negatividad, sino una indirecta. La forma TÚ no siempre es la correcta y puede llevar a malentendidos y sentimientos de desvalorización.

Escucha activa

Consiste en escuchar, y que el oyente repita lo que escucha con sus propias palabras, confirmando que no se está ignorando.

La escucha activa tiene que darse en un marco tranquilo, donde el oyente no debe estar estresado o inquieto para que el niño no se sienta inquieto o inseguro. Además, se deben considerar algunos aspectos. El oyente debe tener paciencia y ser capaz de soportar pausas en la conversación. Hay que mantener contacto visual, y para esto, a veces puede significar ir a la habitación con el niño y sentarse en la alfombra o en el suelo para estar al mismo nivel ocular. Además, escuchar no significa que va a ser algo bonito, sino que debe guardarse su propia opinión y permitir que el niño auto reflexione.

Ventajas

El niño:

– siente que lo aceptan tal y como es.

– experimenta atención y empatía.

– puede juzgar su propio comportamiento.

– se le anima a resolver sus propios problemas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.